Antonio Cabrini en Castelfidardo para Viveve a Colori

CASTELFIDARDO – Han pasado 40 años pero las emociones que el Mundial de España regaló a la afición de los Azzurri se mantienen intactas. Emociones también ligadas al nombre de uno de los futbolistas y entrenadores italianos más queridos, antonio cabrini.

El guapo Antonio, como lo apodaban debido a su gran popularidad entre el público femenino, vinculó su nombre principalmente a la Juventus, equipo en el que jugó 13 temporadas a finales de los 70 y 80, del cual fue capitán desde 1988. a 1989. Como invitado, junto a la periodista Federica Cappelletti (esposa del campeón Paolo Rossi), de la Asociación Vivere a Colori, lo conocimos en el restaurante Dionea 3 Piani de Castelfidardo, recibido por un numeroso público de hinchas de la Juventus. , sino también por el alcalde de Castelfidardo roberto ascano. “Castelfidardo recibe con orgullo al campeón del mundo Antonio Cabrini -declara el alcalde Ascani-, nos sentimos honrados de tenerlo con nosotros y espero que pueda conocer nuestro territorio, testimonio de un fútbol que ha quedado en la memoria y en el corazón de todos”.

Un gol solidario desde la reunión tiene un propósito benéfico. España 1982, han pasado 40 años y todavía hoy el abrazo del pueblo es muy cálido: «Son siempre recuerdos que vuelven sobre todo este año que celebramos el 40 aniversario de la victoria y para el pueblo queda este recuerdo de aquellos momentos maravillosos de un fútbol quizás diferente»relata antonio cabrini que habla de su carrera con legítimo orgullo. «Tuve la oportunidad de lograr grandes objetivos con un gran equipo tanto en el campo italiano con la Juventus como en el campo internacional, las diferentes copas siempre con los bianconeri, y ganar un mundial con la selección, creo que esa es la máxima aspiración que puedo tener, un deportista que haga este oficio». Un oficio, un sueño aún visto con admiración por muchos jóvenes. «Yo sugeriría que se tomen esto como un placer, tanto el fútbol como cualquier otra actividad deportiva».

Junto al portero Dino Zoff, el libre Gaetano Scirea y el lateral Claudio Gentile (compañeros de la selección nacional y compañeros de equipo), Cabrini formó una de las mejores líneas defensivas de la historia del fútbol. Un fútbol diferente al de hoy, donde los valores también caían sobre la cancha, donde la gente perseguía la pelota más que la notoriedad. Un fútbol que se recuerda con cariño porque está ligado a nombres como el del desaparecido Paolo Rossi, fallecido hace apenas dos años. «Estos dos años me han servido a mí y a mis hijos para tener la percepción de lo que era Paolo -dice Federica Cappelletti -, había conocido a Paolo como hombre, como esposo, como padre en casa en lugar de estar aquí hoy me permitió conocer el Paolo futbolista, todavía tan querido y respetado en el mundo. Representó el lado humano del campeón que supo codearse con la gente y la gente aún hoy demuestra cuánto lo ama con homenajes, exposiciones, inauguraciones de estatuas, estadios, parques, calles y frescos murales a los que estoy invitado. Este calor se mueve.

Candidato en varias ocasiones al Balón de Oro, fue uno de los protagonistas -disputando todos los partidos como titular- del mundial de España de 1982 donde los azzurri conquistaron su tercer título mundial. Hombre del deporte, pero también del entretenimiento y atento a la política, apoyó con su presencia a un importante recaudación de fondos para Vivere a Colori y para las poblaciones inundadas de la región de Marche. “El fútbol siempre se ha aliado con determinadas organizaciones para ayudar a las personas que sufren -concluye Antonio Cabrini- cuando hay que echar una mano, siempre lo hace de buena gana”.

Vivere a Colori nació en Ancona por iniciativa de tres madres que decidieron involucrarse con personas con discapacidad. El último proyecto increíble, «Anyway Dancing», permite a las personas en sillas de ruedas descubrir los beneficios del baile. “Estamos empezando con el proyecto para personas en silla de ruedas – explica el presidente de Vivere a Colori Milena Vitali -, recolectamos membresías y tuvo una gran resonancia gracias al lanzamiento del bailarín Chiquito que es el maestro. El curso tiene como sede el Luna Dance Center de Ancona donde, a partir del próximo año, lanzaremos dos proyectos más, siempre dirigidos a personas con discapacidad y relacionados con el mundo de la danza”. «Sin embargo el baile» sigue a otro proyecto, «Insieme Ballando», ya iniciado y de la maestra Silvia Cerusico «destinado a personas con discapacidad de peso medio», especifica el presidente.

Demetrio Feo

"Geek de la música. Pionero de los viajes sin disculpas. Emprendedor apasionado. Nerd de Internet. Gurú profesional del tocino".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *