Del fútbol a las mágicas noches de Champions: Ben Yedder nunca dejó de marcar

Hasta los 20 años jugó al fútbol sala: «Pero debería haber encontrado trabajo». Y al final lo encontró: Ben Yedder es hoy uno de los terroristas suicidas más mortíferos de Europa.

Wissam Ben Yedder siguió siendo un don nadie hasta los 20 años. En cuanto al fútbol, ​​ni siquiera existía.. Hablemos de fútbol, ​​lo que se juega 11 contra 11. Porque si hablamos más de fútbol, ​​futsal, lo que se juega 5 contra 5, entonces Ben Yedder era alguien. Ya estaba jugando con la selección de Francia, bailando muy bien en la pista.

Sin embargo, el mismo año en que debutó en el fútbol sala, la vida de Ben Yedder cambió por completo. En 2010, un observador de Toulouse tuvo la loca idea de sacarlo de los estadios y llevarlo directamente a los estadios. Creía en ello, era posible. Y al final, tenía toda la razón.

«Si hubiera seguido en el fútbol sala, habría tenido que buscar otro trabajo»

Pero gracias a Dios, este observador convenció a Toulouse para que le diera una oportunidad. Ben Yedder comenzó casi desde cero. En el fútbol 11 sólo había jugado a nivel amateur, continuando al mismo tiempo su carrera en el fútbol sala, ya que el reglamento autorizaba la doble afiliación. Pero esta vez fue diferente. Ben Yedder esta vez tuvo que cambiar de deporte, tomar una decisión final. Basta de parquet, empezamos por el césped.

Ben Yedder trajo consigo todo lo que había aprendido en los campos cubiertos. Especialmente una regla: «El fútbol sin regate no sirve para nada». Rápido de piernas y de pensamiento, el balón siempre lo movía antes que los demás. El entonces entrenador del Toulouse, Alain Casanova, tuvo entonces una intuición aún más loca que la de su observador. Convierte a este exjugador de fútbol sala de 172 cm en un delantero de primera. Conviértelo en uno de los delanteros más prolíficos de Europa.

En la añada 2012-2013 se completó definitivamente la transformación. 15 goles en la Ligue 1 y ante los suyos diez temporadas consecutivas terminaron en dos dígitos. A partir de entonces, Ben Yedder siguió marcando. Toulouse, Sevilla y luego Mónaco, sin parar. De Ben Yedder pasó a ser ‘Benyebut’, para nosotros los italianos ‘Benyegoal’.

Con el traslado a Andalucía llegó el siguiente paso: la consagración en Europa. En la temporada 2017-18, incluso resbala 10 goles en la Champions League, entre las preliminares, la fase de grupos y los octavos de final. Pero la noche de las noches para él es la de Old Trafford, en el Manchester United. El partido de ida en España terminó con un 0-0 y ni siquiera en la vuelta la situación pareció destrabarse. Al menos hasta que Ben Yedder entre al campo. La decisión de Vincenzo Montella, que entonces entrenaba al Sevilla, marcó el partido como un huracán. apenas pasaron 6 minutos desde que Ben Yedder ocupó el lugar de Muriel hasta que mandó a todos los hinchas de los Red Devils al manicomio con una escopeta sensacional.

En dos temporadas se ha convertido en un héroe entre sus compañeros del Sánchez-Pizjuán. Al año siguiente, lo volvió a hacer en la Europa League, imprimiendo de nuevo una doble cifra durante la competición favorita de los andaluces, que sin embargo terminó temprano en la segunda vuelta. Ben Yedder anotó seis goles consecutivos: un doblete en Krasnodar, luego dos goles contra la Lazio entre las dos rondas y finalmente dos más en Slavia Praga, que finalmente no fueron suficientes para la clasificación.

Mientras tanto, inevitablemente también llegaba la llamada de la selección. Esta vez no la del fútbol sala. Ben Yedder se convirtió así en el primer jugador de la historia en vestir las dos camisetas del fútbol francés a los 5 ya los 11. El debut se materializó ante Colombia, el primer gol ante Andorra. Con los Blues, Ben Yedder disputó una Eurocopa y ganó la última Nations League, llegando incluso a vestir la camiseta número 9 el pasado mes de junio ante Croacia.

Hoy, Ben Yedder es el líder, piloto y capitán de Mónaco. Pequeño pero con grandes poderes, un poco como el joven Goku, uno de sus personajes favoritos, hasta el punto de regocíjate imitando la famosa ola de energía de Dragon Ball tras sus goles.

La última temporada fue la mejor de la historia en términos de logros. 32 goles marcados en todas las competiciones, 32 como su edad.

“El fútbol es mi vida, siempre pensé en el fútbol, ​​siempre quise ser futbolista”.

Y si no lo hubiera hecho, el fútbol se habría perdido un gran jugador. Un gran delantero, sin duda infravalorado por lo que ha dado y sigue dando.

Demetrio Feo

"Geek de la música. Pionero de los viajes sin disculpas. Emprendedor apasionado. Nerd de Internet. Gurú profesional del tocino".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.