efecto penélope

Ayer se sumó otro día inútil, desde el punto de vista de la dirección de los mercados financieros, a los 7 que le precedieron. El índice de ventaja SP500 nuevamente pasó toda la sesión dentro de la caja delimitada por el mínimo (4.074) y el máximo (4.177) de la semana pasada.

Si el martes el índice pasó del soporte a algunos puntos de resistencia, ayer se siguió este camino al revés, hasta dispersar lo que el índice había acumulado el martes.

Como ya hemos visto este ir y venir 4 veces durante las últimas 8 sesiones, metafóricamente podemos perturbar el mito homérico de Penélope, la esposa de Odiseo, quien, para esperar el regreso de su marido y retrasar la elección de un nuevo pretendiente, tejía la tela de día y de noche la deshacía.

Los mercados esperan noticias de los bancos centrales y la inflación antes de atreverse a tomar decisiones direccionales que no sean de corta duración. Por eso, los días pasan y sólo aquellos que se contentan con rodar movimientos intradiarios, muy faltos de aire (unas pocas horas como máximo) pueden ver truncado su trabajo. Aquellos que trabajan con una perspectiva de varios días es muy probable que vean las señales distorsionadas de la noche a la mañana y, con el pecho después, se den cuenta de que hubiera sido mejor no hacer nada.

La sierra para metales (como se ve en el gráfico de líneas de barrido por hora del SP500 del 27 de mayo) cerró otro diente ayer, con el SP500 (-1.08%) de regreso justo por encima de 4110, poco cerca de donde cerró el viernes y el lunes pasados. El Nasdaq100 mostró la misma indolencia, solo consiguiendo limitar un poco la rotura (-0,76%).

Las listas europeas desistieron casi de inmediato de la continuación de la subida de Wall Street el martes y se tornaron regularmente negativas antes del mediodía, para luego cerrar con el Eurostoxx50, que las resume, con un triste -0,47%, que certificó la segunda sesión consecutiva de descenso y aterrizaje. de nuevo en la media móvil de 50 sesiones, que se probará correctamente hoy.

Hoy podría comenzar una reflexión sobre las futuras políticas monetarias de los bancos centrales. Efectivamente, se está reuniendo el Consejo de Gobierno del BCE, que comunicará a la hora de comer la hoja de ruta para la «normalización» europea y probablemente algunas previsiones sobre futuros movimientos de política monetaria. Ya sabemos que junio verá el final del programa Quantitative Easing, la compra de bonos del gobierno, tres meses después de la decisión similar de la FED. La primera subida de tipos desde el 0,25%, que se producirá en julio, ya se ha anunciado como probable y debería formalizarse. Tras el parón de agosto, debería llegar otro en septiembre. Mientras tanto, se reducirá a cero el interés negativo (ahora en -0,50%) que reciben los bancos comerciales europeos (mejor dicho paga, siendo negativo) sobre el efectivo no utilizado depositado en el BCE.

Quién sabe si también se suprimirán los distintos tipos de impuestos que los bancos europeos cobran desde hace tiempo en las cuentas corrientes de los clientes para repercutirles al menos una parte de ese «impuesto» que ahora pagan al BCE, y que ya no pagan?

Además de estas cosas, que ya sabemos, es poco probable que Lagarde y sus compañeros anuncien nada más significativo. También porque es particularmente difícil predecir hoy cómo será la inflación en otoño, especialmente para aquellos (los banqueros centrales europeos, en buena compañía con los estadounidenses) durante un año, desde junio de 2021, han seguido primero desairándola y luego para considéralo «Transicional».

En ese sentido, por lo que vale, la OCDE publicó ayer una revisión significativa de sus estimaciones económicas para la economía mundial. La inflación anual media allí se considera bastante sostenida no solo este año (5,9% para Estados Unidos y 7% para la eurozona), sino también en 2023 (3,5% en Estados Unidos y 4,6% en la eurozona). ).

Volviendo al BCE, si no llega ninguna sorpresa negativa, los mercados podrían relajarse e intentar subir. Más aún si se confirman los rumores de que se está estudiando un programa de compra de bonos, que sustituirá al QE, pero servirá para luchar contra la subida de los diferenciales en los países más estresados ​​financieramente (Grecia, Italia, Portugal, España).

Sin embargo, aunque el escollo del BCE ha pasado ileso, mañana se avecina otro dato importante que podría empañar cualquier entusiasmo hoy: la inflación estadounidense en mayo.

Por lo tanto, la precaución también debe estar con nosotros hoy.

Elite Boss

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.