En España, Podemos lucha por enviar armas a Kyiv buscadas (lentamente) por su Gobierno

Tras anunciar que Madrid no enviaría material bélico directamente a Ucrania, el presidente del Gobierno Sánchez cambió de rumbo, lo que provocó el descontento de varios miembros destacados de la izquierda radical. Quien ahora corre el riesgo de dividirse por la decisión del ejecutivo

La elección del presidente del Gobierno socialista español pedro sanchez anunciar sorpresivamente que España también enviará armas directamente a Ucrania ha creado un profundo descontento en Podemos, el movimiento de izquierda radical que es su aliado en el gobierno. De hecho, Sánchez, en los primeros días de la guerra -aprovechando que España estaba luchando con un cambio de guardia traumático en la parte superior de la Partido Popular et est donc quelque peu distraite par le scénario international – elle avait assuré que Madrid n’enverrait pas d’armes directement à Kiyv et qu’elle agirait exclusivement par l’intermédiaire du mécanisme de coordination de l’Union européenne, le Fonds européen pour la paz.

Sin embargo, España se encontró entonces aislada en esta postura excesivamente cautelosa que la diferenciaba de otros países importantes de la UE. E incluso la OTAN llamó bruscamente a Sánchez a rendir cuentas por esta elección. Pero probablemente fue sobre todo Josep Borrell -que es el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, pero que también es uno de los representantes más autorizados del propio partido de Sánchez- quien le dijo a «su» presidente del Gobierno: «¿¡¿Y bien?!? » . El Gobierno de Madrid se ha alineado así y de repente ha cambiado de decisión: enviará 1.370 lanzagranadas antitanque («fáciles de usar incluso para gente sin experiencia», como ha aclarado la ministra de Defensa, Margarita Robles), ametralladoras ligeras y 700.000 balas para diferentes tipos de armas Sin embargo, muchos representantes destacados de Podemos dijeron que se oponían al cambio de rumbo. Sánchez (que de todos modos no necesitará una votación parlamentaria) también ha recibido críticas de todos los pequeños partidos catalanes, vascos y gallegos que son una expresión de la izquierda independentista pero que a menudo votan con el PSOE y Podemos, lo que garantiza que el gobierno obtener medidas individuales esa mayoría que no estaría garantizada por los votos de los socialistas y los podemitas solos.

Sin embargo, la rigidez de las formaciones de la izquierda radical no fue una sorpresa.. En las líneas de demarcación de la política española sigue teniendo mucha importancia el recuerdo del referéndum de 1986 sobre la permanencia del país en la OTAN. Esta consulta fue uno de los momentos más difíciles del largo gobierno del socialista Felipe González, porque en esta ocasión muchos votantes del PSOE también votaron por salir de la Alianza Atlántica. El ‘no’ a la permanencia de España en la Alianza Atlántica obtuvo un notable 43% de los votos a nivel nacional, se extendió por Cataluña y arrasó en el País Vasco.

La ola de entusiasmo generada por la campaña por el «no» a la OTAN favoreció la formación, en torno al Partido Comunista de España, de la longeva coalición Izquierda Unida (que, muchos años después, se fusionaría con Podemos) y permitió la radical independencia vasca. prevaleciendo. sus mejores resultados electorales. Aún hoy, por tanto, bajo la pátina de pacifismo y «misiles no luchan con misiles» con que la izquierda radical española se opone al envío de ayuda militar a Kiev, sigue brillando el viejo cuadro antiamericano de este «no a la OTAN». que, a pesar de la derrota de 1986, fue una de las aventuras más estimulantes vividas en España en este bando político.

No se puede negar, sin embargo, que el anuncio de Sánchez supone un gran problema para Podemos. En efecto, mientras el portavoz parlamentario del partido, Pablo Echenique, y las dos ministras «podemitas» Ione Belarra e Irene Montero expresaron públicamente su decepción, Sánchez obtuvo en cambio el apoyo de la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, quien es la líder de Podemos. (es «líder» porque la puso al mando del movimiento su fundador Pablo Iglesias y es «no líder» porque solo tiene en el bolsillo un carné «emocional» del Partido Comunista pero ni siquiera está registrada en Podemos). Precisamente, Díaz habló en primera persona, afirmando que “el Gobierno habla con una sola voz sobre Ucrania, que es la del Primer Ministro”.

Mientras a los ministros disidentes se les pide la dimisión de la oposición, para Sánchez, que ya ha recibido un «sí» a la ley de finanzas que sirve como seguro de vida para su Gobierno, las disensiones internas en Podemos pueden incluso convertirse en una oportunidad para saldar cuentas. en el contexto de la tumultuosa convivencia con el aliado. Y para inspirar, quién sabe, el nacimiento de una «cosa» más maniobrable pilotada por el Díaz.

Demetrio Feo

"Geek de la música. Pionero de los viajes sin disculpas. Emprendedor apasionado. Nerd de Internet. Gurú profesional del tocino".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.