Italia y el Mundial ’82, la noche loca de un país incrédulo

L’Osservatore Romano recuerda el triunfo de la selección italiana de fútbol el pasado 11 de julio cuarenta años en la final del Mundial ante Alemania Occidental

por Gaetano Vallini

Los años 70 acaban de terminar y en Italia nadie parece arrepentirse de ellos. Eran los años de plomo: muy duros, malos, entre dificultades económicas, conflictos sociales, tensiones muy fuertes, atentados. Pero la década siguiente ciertamente no comenzó mejor: la economía se estancó con la lira devaluada y la inflación de dos dígitos; la terrible masacre “negra” en la estación de Bolonia; las acciones subversivas y sangrientas de las Brigadas Rojas que, junto con la mafia, siguen teniendo como objetivo a los leales servidores del Estado; luego el escándalo de la Logia Masónica P2; sin olvidar el evento más trágico, el devastador terremoto en Campania y Basilicata. No, la década definitivamente no está comenzando bien. Ni siquiera para la principal pasión de los italianos, el fútbol, ​​las cosas van mejor. El escándalo de la «totoscomesse» embriaga al medio, involucrando a jugadores de primer nivel, incluido el delantero Paolo Rossi, y equipos importantes, como el Milán y la Lazio, relegados a la Serie B. Nadie encuentra motivo de alegría, una señal de esperanza en tal situación. panorama. .

La década de 1980, por tanto, parece destinada a repetir un triste escenario. Por supuesto, 1982 es el año de la Copa del Mundo en España, pero incluso este evento, en otros momentos capaz de distraer y catalizar la atención del país, no parece ser muy entusiasta. Y luego, con esta mancha en la imagen del fútbol italiano, no hay duda. Pero a pesar de todo, la selección del técnico Enzo Bearzot -que había tenido una excelente actuación cuatro años antes en Argentina- aún se clasificó, luego de un recorrido entre muchas bajas y algunas altas. A España llega en junio en medio de mucha polémica y con un Rossi de vuelta al césped tras dos años de inhabilitación, en cuyas condiciones nadie quiere apostar salvo el entrenador, que le quiere a toda costa.

La eliminatoria -con Polonia, Perú y Camerún- no hace más que confirmar las dudas. Actuaciones aburridas que se saldaron con tres miserables empates, con Rossi como el fantasma del campeón que fue. Sólo la diferencia de goles lleva a los azzurri al paso de la vuelta ante Camerún (y sobre este partido alguien sembrará después, sin comentarios, la duda de una cosechadora). Si es la selección, escriben los diarios, hubiera sido mejor volver de inmediato. Y Bearzot es el objetivo perfecto. «Hoy nuestra selección está luchando con mil penurias y ya estamos temblando pensando en lo que pasará en la segunda fase cuando estén ante Argentina y Brasil. ¡Hace mal tiempo! Esperamos que el panorama cambie en Barcelona». «, escribió Lodovico Maradei en la «Gazzetta dello Sport» del 24 de junio. Y sí, porque el paso a la segunda fase pone en el camino a los Azzurri a los equipos más fuertes del momento, el argentino de Diego Armando Maradona, vigente campeón, y la Brasil de Zico, Falcao y Sócrates, favorita del torneo.

Nadie parece creer que el paisaje puede cambiar. Incluso los seguidores italianos están resignados. Sin embargo, el único que tiene esperanza es Bearzot, que sigue defendiendo sus elecciones y confiando en sus muchachos, especialmente en Rossi. Tal vez porque él sabe en su corazón que cuanto más bajo caes, más alto puedes escalar a veces. Y Rossi será un ascenso tan inesperado en el inframundo que para muchos se sentirá como una especie de resurrección, pasando a la historia del fútbol. Italia en el grupo tres venció primero a Argentina por 2-1 y luego a Brasil por 3-2, en un partido épico, con hat-trick de Rossi, la remontada, que en semifinales también puso de rodillas a Polonia con otros dos goles. El sexto -que le coronó como máximo goleador del torneo- le eliminó en Madrid en la final ante Alemania Occidental, derrotada perentoriamente por 3 a 1. Su pesadilla personal ha terminado: para el mundo se ha convertido en ‘Pablito’. Y Bearzot se regocija con él: es su venganza contra una prensa crítica despiadada, ahora dispuesta a elogiarlo.

Pero ese «Campeones del Mundo» repetido tres veces con entusiasmo contenido al pitido final del engreído comentarista Nando Martellini, mientras el presidente Sandro Pertini se regocija elegantemente en la tribuna, es sobre todo el sello de una empresa inesperada, por un título esperado por 44 años. y llegó en un momento muy especial. Quién lo diría: la Italia de la lira débil, los gobiernos inestables, las conspiraciones, los escándalos, las masacres, la mafia, la tierra que cuando tiembla provoca masacres, está en el techo del mundo del fútbol. Los Azzurri son los héroes de una nación que encuentra por una noche el orgullo de ser un pueblo unido bajo una misma bandera. Una noche loca para un país sorprendido e incrédulo; una noche para olvidar todo, regocijarse y celebrar juntos. También porque se tarda muy poco en volver a la normalidad. Después de la resaca, solo tienes que encender el televisor y escuchar un noticiero para sumergirte en la dura realidad de principios de los ochenta.

Una realidad bien resumida por Italo Cucci en el número especial de «Guerin Sportivo»: «Si alguien, entonces, investigando estos días de locura colectiva itálica, se maravilla, incluso siente compasión por un pueblo que ha venido a exaltarse por una victoria en el fútbol , si profundiza en la búsqueda de los motivos que la provocaron, descubrirá una verdad muy simple: el 11 de julio de 1982, lo que tanto sucedió -en Italia- lo esperaba desde hace mucho tiempo. Las buenas noticias han llegado. Desde España, desde Madrid, noticias diferentes a las que todos los italianos tragamos todos los días, los bocados amargos de una existencia amarga”.

Demetrio Feo

"Geek de la música. Pionero de los viajes sin disculpas. Emprendedor apasionado. Nerd de Internet. Gurú profesional del tocino".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.