Italia y el peligro de la democracia

De cara a las elecciones políticas del 25 de septiembre, muchos se preguntan sinceramente si existe el peligro de una involución autoritaria en caso de una victoria más o menos amplia de la extrema derecha.
Incluso parece haber una tendencia creciente, me atrevo a decir espiritual, frente a los desafíos más inquietantes y, a menudo, angustiosos de nuestro tiempo, ya sea la pandemia o el calentamiento global. Esta tendencia tiene dos caras reflejadas: la inacción resignada y la negación obstinada.
Las dos actitudes (la que niega y la que reconoce, pero sin sacar consecuencias prácticas, la tensión autoritaria de la extrema derecha) tienen en común un supuesto postulado básico: la sociedad italiana de hoy no puede ser sometida a una dictadura.

Pero esta afirmación no posee en modo alguno las características de evidencia indiscutible que debería connotar un postulado para poder definirlo como tal.
Vemos ante todo una serie de hechos profundos de nuestra sociedad hic et nunc: la crisis de participación y de autoridad de todos los órganos intermedios; la crisis de presencia e iniciativa de todos los movimientos sociales y populares; el empobrecimiento creciente de la clase media, en un cuadro de más de diez años de estancamiento económico; la creciente desafección con la política y el estado de sectores sociales completos (la cuestión juvenil y la nueva cuestión laboral) y de sectores geográficos (la nueva cuestión del sur y la miseria del interior); la crisis de todas las grandes culturas políticas democráticas, incapaces de encontrar una nueva y fecunda vitalidad; la crisis general, aunque diversificada, de los partidos entendidos como forma democrática de organización del proceso político; el intento recurrente de cambiar radicalmente la Constitución.

Estos datos deben, a su vez, colocarse en el marco internacional. Limitémonos también aquí a una breve lista: en Estados Unidos, una corriente política surgida en la década de 1910 y aún muy fuerte, que cuestiona la legitimidad misma de las instituciones y procesos democráticos; en la Unión Europea, al menos un estado, Hungría, ya está fuera de las fronteras sustanciales de una democracia; de manera diferente pero sustancialmente convergente en las dos grandes dictaduras del planeta, China y Rusia, se viene gestando desde hace muchos años un renovado proceso de duro cierre de espacios de libertad y cada vez más rígida compresión autoritaria, que busca en las tensiones internacionales y en el desafío «hacia Occidente» una vía de consolidación, proponiéndose así como una alternativa global al modelo democrático.
Estos datos generales, nacionales e internacionales, deben finalmente relacionarse con lo que realmente es nuestra extrema derecha. Aquí también, limitémonos a enumerar solo algunos puntos más relevantes: los referentes internacionales, ideológicos y concretos de los últimos años han sido Donald Trump, Viktor Orban, Vladimir Putin, el brasileño Bolsonaro, el tejedor de la “internacional negra” Steve Bannon, la ultraderecha francesa y española; Fratelli d’Italia tiene una (supuesta) relación con la historia del neofascismo italiano; la Liga (en competencia constante y recíproca con los Hermanos de Italia) se propone como abanderada de un fundamentalismo neorreligioso (ajeno a las tradiciones del catolicismo político italiano, así como al magisterio del Papa, y más bien tomado prestado de otros contextos) con ruptura identitaria, nacionalista y xenófoba; la plataforma económico-social de la extrema derecha, orientada a favorecer a los súper ricos en detrimento de todos los demás, tratando de poner a la clase media en contra de los más pobres (renta de ciudadanía, migrantes), tiene piernas muy cortas en una dialéctica normal democrática; la cultura política de la extrema derecha es fuertemente hostil a la Constitución.

Naturalmente, preparándose para ganar las elecciones, la extrema derecha (especialmente Giorgia Meloni) intenta y tratará de presentarse con una cara moderada, suavizando las esquinas y diluyendo los colores fuertes. Pero hasta cierto punto: el proyecto presidencial ya indica lo que podría ser la recuperación institucional para construir un giro autoritario.
Además, aunque la extrema derecha baje la voz, los datos profundos, el marco internacional y las raíces político-culturales siguen ahí, tres testigos no mudos del peligro real y muy concreto que enfrentamos hoy en Italia.
Evidentemente, lo que nos jugamos no es el viejo fascismo. En la historia, nunca nada se repite de la misma manera. Sin ir muy lejos, ni en el tiempo ni en el espacio, en la Europa de hoy, Orban ya ha demostrado (aclamado por nuestra extrema derecha) cómo podemos seguir siendo formalmente una democracia y construir sustancialmente, paso a paso, una dictadura: la llamada » democratización.» Sería interesante releer hoy las páginas escritas por la filósofa Agnès Heller sobre el ascenso de Orban. Obviamente, así como nada se repite en el tiempo, también es previsible que una posible «democracia» italiana tenga sus propias especificidades en comparación con Hungría. Sería la primera «democracia» de un país de Europa occidental y, a su vez, podría fomentar una involución similar en otros países.
En definitiva, ese riesgo existe hoy, como nunca antes en la historia de la República; y, como ha sucedido en el pasado, Italia pronto puede convertirse en uno de los principales laboratorios del mundo para el nuevo autoritarismo.

Es verdaderamente urgente un profundo despertar civil, social y cultural, además de político. Resuena con fuerza la actualidad de las palabras que el gran filósofo alemán Walter Benjamin escribió en sus Tesis sobre el concepto de historia: La tradición de los oprimidos nos enseña que el “estado de emergencia” en que vivimos es la regla. Debemos llegar a una concepción de la historia que corresponda a este hecho. Tendremos entonces ante nosotros, como tarea, la creación de un verdadero estado de emergencia; y esto mejorará nuestra posición en la lucha contra el fascismo.

Agata Olvera

"Erudito zombi. Amable amante del alcohol. Organizador. Pionero del café de toda la vida. Evangelista de Internet. Friki de Twitter. Aficionado a la música".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.