Príncipe Harry: quién es José Andrés, el jefe de discurso de la ONU que sueña con alimentar al mundo. Despedido por Adrià, el enemigo de Trump, candidato al Nobel

contenido de instagram

Este contenido también se puede ver en el sitio web viene de de.

Cocina de emergencia en Haití

La primavera fue desencadenada por el trágico terremoto en Haití el 12 de enero de este año. En ese momento, José está de vacaciones en las Islas Caimán y decide que debe hacer su parte para ayudar a los socorristas cocinando en los campamentos de tiendas de campaña. Toma el avión a Port-au-Prince y es el viaje lo que le cambia la vida. World Central Kitchen nació de esta experiencia, que dejó una fuerte presencia de Andrés en Haití y su organización: un orfanato, un programa de capacitación para líderes locales, un compromiso para proporcionar estufas que funcionan con energía solar y liberar a las mujeres de la esclavitud del carbón. Seguirán las actividades en Guatemala, Puerto Rico (donde llegó después del paso del huracán María en 2017, poniendo en marcha 23 cocinas a cargo de 20.000 voluntarios y alimentando a 150.000 personas al día), Cuba, Nicaragua, Colombia, Venezuela y muchos otros países de América Latina. El frente se extiende para llegar a Europa, este año, tras la invasión de Ucrania por parte del ejército ruso: Wck ha instalado sus cocinas de campaña en la frontera entre Polonia y Ucrania para proporcionar comida y comodidad a los refugiados que huyen de la invasión de Rusia. Una operación que ha sido posible gracias a la numerosa financiación recibida por la organización, incluida la de Jeff Bezos, que el año pasado donó alrededor de 100 millones de dólares a la asociación. Desde su creación, Wck ha servido aproximadamente 100 millones de comidas en los distintos frentes en los que actúa.

La lucha contra Trump: «Mesas más largas, no muros más altos».

Trabajando en Washington, era inevitable para José Andrés establecer relaciones con la cúspide de la política estadounidense. Las relaciones fueron excelentes y amistosas durante la presidencia barack-obama que además le otorga la Medalla Nacional de Humanidades, y muy mal durante el mandato de Donald Trump. Y decir que precisamente con Trump, antes de su nominación a la presidencia de Estados Unidos, Andrés debió abrir un restaurante dentro del Trump International Hotel en Washington. El proyecto despegó en 2015, tras una dura lucha del entonces candidato republicano a la presidencia contra los inmigrantes hispanos, definidos como «narcotraficantes» y «asesinos». À ce moment-là, Andrés et son collègue Geoffrey Zakarian (qui devrait ouvrir un bistrot dans le même hôtel, tandis qu’Andrés gère le restaurant gastronomique) déchire unilatéralement le contrat, incitant la Trump Organization à le poursuivre en justice avec la demande de daños y perjuicios. A su vez, Zakarian y Andres reaccionan contraatacando y exigiendo daños a Trump. El caso terminó en abril de 2017 con un acuerdo no revelado. Desde entonces, el líder ha sido uno de los enemigos más acérrimos de Trump, y el mes pasado obtuvo una satisfacción verdaderamente única. Anunció la apertura en el interior del edificio que albergaba el hotel de Trump, luego comprado por el fondo de inversión CGI Merchant Group (del que Andrés también es accionista) y transformado en el Waldorf Astoria, con su restaurante The Bazaar. “Primero soñé con abrir un restaurante en Old Post Office (que luego se convirtió en Trump Tower y ahora Waldorf Astoria, nrd) en 1993, cuando llegué por primera vez a Washington. Casi tres décadas después, estoy haciendo realidad ese sueño y no podría estar más emocionado de traer mi amado restaurante Bazaar aquí mismo en Washington, D.C., a este hermoso lugar histórico», comentó el chef, fiel a su credo: » mesas más largas, sin paredes más altas».

Una familia en rosa

Andrés ahora vive en Washington con su esposa Patricia y sus hijas Carlotta, Ines y Lucia. Su empresa, aún dirigida por su socio Wilder, está regentada por una veintena de restaurantes, entre los que destaca Minibar con sus dos estrellas Michelin. Su patrimonio neto se estima en 50 millones de dólares, pero lo que más llama la atención es la larga lista de premios y reconocimientos, entre los que ha llegado en dos ocasiones a la lista de las cien personas más influyentes del mundo, según Time. En 2019, su nombre fue incluido entre los candidatos al Premio Nobel de la Paz.

Demetrio Feo

"Geek de la música. Pionero de los viajes sin disculpas. Emprendedor apasionado. Nerd de Internet. Gurú profesional del tocino".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.