Serbia y Kosovo, de nuevo el riesgo de conflicto. El fuego que nunca murió se reaviva

01.08.2022 – 07.31 – Uno problema de matrículauna crisis diplomática que ya estalló hace unos meses sobre un tema aparentemente inocuo: no es tanto la matrícula del coche, el punto clave, aunque relevante desde un punto de vista simbólico, sino la imposición simultánea por parte del gobierno de Kosovo a los viajeros que llegan de Serbia y en posesión de serbios documentos, a partir de hoy 1 de agosto, un documento de identificación de entrada adicional emitido por Pristina y válido por tres meses (por cierto, la misma regla ha sido impuesta, desde 2008, por Belgrado a los ciudadanos de Kosovo que visitan Serbia). Cuánto ya llego en septiembre del año pasado regresa casi siguiendo el mismo escenario ahora, pero el peligro de llegar realmente a la enfrentamiento armadotras el estallido de la guerra en Ucrania, con la desestabilización de la situación europea y el aumento de la influencia de China y Rusia sobre Serbia, es mayor.

Ambos países, Serbia y Kosovo, aspiran a convertirse en miembros de la Unión Europea. Serbia por un tiempo, y su presidente Alejandro Vucic no ocultó la decepción serbia tras las facilidades ofrecidas a Ucrania; el primer ministro de Kosovo Albin Kurti declaró el 18 de mayo de este año que quería ingresar al país en la OTAN y la UE inmediatamente después de la solicitud realizada por Finlandia y Suecia, luego de las conversaciones con los Estados Unidos (en las que, sin embargo, la administración Biden había enfatizado preferir una forma de resolver los problemas con Serbia antes de hablar de otra cosa). Pero para Serbia, y esto es un hecho bien conocido, Kosovo no es una nación, pero es Serbia, y nunca se encontró una solución: Kosovo declaró unilateralmente su independencia en 2008, recibiendo el reconocimiento de 117 países hasta el momento (incluidos Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Turquía y Gran Bretaña), pero no Serbia, por supuesto. , no Ucrania o Rusia y China (aliados de Serbia), que bloquearon la entrada a Kosovo en la ONU haciendo uso de su derecho de veto y declarando ilegal su independencia. Y, dentro de la propia Unión Europea, Kosovo no es reconocido por Grecia, España, Rumanía, Eslovaquia y Chipre, por razones que difieren de un país a otro.
Los ciudadanos de ascendencia serbia han seguido utilizando placas de matrícula serbias para sus automóviles desde el final de la guerra, con las siglas de ciudades de Kosovo; hasta ahora, esta situación, aunque desagradable en Pristina, fue tolerada en áreas donde la etnia serbia es mayoritaria. Ahora, sin embargo, Pristina impone placas con las siglas «RKS», República de Kosovo, que los serbios no quieren aceptar.

Los recién llegados por la noche desde el norte de Kosovo son inexactos.incompletos, pero hablan de alarmas en aglomeraciones urbanas e iglesias, manifestantes serbios étnicos que bloqueó carreteras cerca de dos cruces fronterizos clave, Jarinje Y Brnjak, al igual que sucedió con la declaración de independencia en 2008, la circulación de vehículos prohibidos desviados a otros puntos fronterizos, y unidades especiales del ejército en fase de despliegue. Los informes de disparos y redespliegue de unidades de la Fuerza Aérea desde Belgrado no están confirmados. Sin embargo, el presidente serbio, Alexander Vucic, se pronunció públicamente y dijo que Serbia nunca se había encontrado en una situación tan difícil como la actual, con un riesgo real que va mucho más allá de las consignas «Kosovo, es Serbia»: según Vucic, Pristina gobierno está tratando de aprovechar la situación actual muy delicada en las relaciones internacionales. Vucic, por otro lado, está bajo una fuerte presión tanto del este como del oeste debido al conflicto ruso-ucraniano, con Serbia dependiente al cien por cien de Rusia para la energía y ahora cerca de China, pero al mismo tiempo volcado hacia la entrada al país. . UE y con muchos vínculos económicos con Occidente.

La paz en Kosovo ha sido mantenida hasta ahora por la OTAN, con un contingente de unos 4.000 efectivos. Con la OTAN, la Serbia de Vucic, en caso de un enfrentamiento armado con Pristina, correría el riesgo de volver a entrar en conflicto tras la intervención de 1999 (en la que participó Italia, encabezada por el centroizquierda de Massimo D’Alema), una guerra que contra Yugoslavia en su momento, definido por muchos como un completo fracaso empedrado de buenas intenciones y cargado de innumerables problemas, para no repetirse a toda costa. Con la reaparición de la crisis, la Unión Europea, que desde hace más de diez años promueve el diálogo en los Balcanes y que ha puesto en su agenda el desarrollo de la cooperación con los países occidentales de la región y el intento de mediación para la entrada de los dos países, distraídos por la situación en Ucrania, parecen traer a casa, para añadirlo a su medallero, un nuevo fracaso diplomático, en un momento en que una ruptura con Serbia tendría, para Bruselas (y para Italia), muy grave consecuencias. Tensiones que no podían dejar de reflejarse en una Trieste que ve a los serbios como la mayor comunidad extranjera residente, pero que también cuenta con muchos kosovares entre sus ciudadanos.

[r.s.]

Zacarías Fermin

"Nerd ávido de las redes sociales. Adicto a la comida. Experto en la web. Experto en televisión sin disculpas. Pensador amistoso".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.