Una ilusión llamada Peñaranda: del récord arrebatado a Messi al olvido

A sus 18 años tenía todas las características del top papabile del mundo, pero poco oiremos de Adalberto Peñaranda. Sobre todo en la Serie A.

¿Cuántos jugadores nos han engañado? ¿Cuántos parecían muy fuertes y luego solo nos dejaban las ganas de verlos convertidos en campeones? Demasiado. Entre los cuales Adalberto Peñarandael que parecía que podía destrozar el mundo con su cabello rubio platino y su aplastante aceleración que lo hicieron parecer un personaje sacado directamente de Dragon Ball.

Su aura ya parecía muy poderosa desde la primera temporada disputada en Europa con la camiseta del Granada. Apenas era mayor de edad, pero no le importaba en absoluto participar en uno de los campeonatos más importantes del mundo. Entre noviembre de 2015 y enero de 2016, su nombre inevitablemente empezó a circular en las libretas de los mejores clubes europeos.

Por esa época, el pequeño de Venezuela apareció en España con un doblete del Levante en su cuarto partido con el Granada. Un doblete anotado a los 18 años y 195 días, el jugador más joven en la historia de LaLiga en marcar uno. Incluso superó a Messi, que antes que él ostentaba este récord.

En las siguientes semanas, Peñaranda anotó dos goles más, terminando la temporada con cinco goles en total y cuatro asistencias. No está mal para un joven de 18 años en su primer año en Europa. Todos se dieron cuenta de su potencial, especialmente el Udinese, siempre escuchando estos perfiles, que se movió primero y lo trajo a Italia con la fórmula de cesión con derecho a rescate.

Otro golpe a lo Pozzo, otro asunto a lo Sánchez, con el que, entre otras cosas, se comparó Peñaranda durante la rueda de prensa de presentación en blanco y negro. Una comparación que obviamente no trajo demasiado bien, dado que en los siguientes seis meses el rayo venezolano prácticamente nunca jugó en Friuli: 7 partidos solo entre el campeonato y la Copa de Italia, solo 156 minutos jugados y cero goles marcados.

El artículo continúa a continuación.

Ya en enero había hecho las maletas para volver a España, esta vez a Málaga, pero la tendencia no ha cambiado. El verdadero Peñaranda (o el que estaban convencidos de haber comprado a Udine) se encontró en el verano de 2017 durante el Mundial Sub-20 disputado en Corea del Sur, donde con su Venezuela llegó a la final y luego perdió ante Inglaterra. Dos goles marcados, tres asistencias, virtualmente imparable para los oponentes. Un fenómeno bebé redescubierto. O tal vez no.

Rápidamente nos dimos cuenta de que lo de Peñaranda era sólo una gran ilusión, atestiguado por las actuaciones y sobre todo por las figuras, realmente despiadadas. Antes de esta temporada, donde encontró un poco de continuidad con Las Palmas en la segunda serie española, Peñaranda solo ha jugado 19 partidos en 3 años entre Watford (que lo compró por 10 millones), Eupen y CSKA Sofia.

“Granada fue un escenario extraordinario para mí, De ahí no tendría que haber ido al Udinese, fue un gran error por mi parte. Si hubiera consultado a mi padre, él no habría estado de acuerdo con mi decisión y la verdad es que me arrepiento«.

Por sus declaraciones, parece que la culpa de su fracaso para explotar fue del Udinese, pero lo cierto es que Peñaranda nunca fue lo que pensamos que podía ser. Entre lesiones y problemas de comportamiento, la cúspide de su carrera quedó en ese récord robado a Messi, ahora desaparecido y superado a su vez por Ansu Fati, el que, si la suerte lo permite, no será otro Peñaranda.

Demetrio Feo

"Geek de la música. Pionero de los viajes sin disculpas. Emprendedor apasionado. Nerd de Internet. Gurú profesional del tocino".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.