Vuelta: Evenepoel triunfa en Madrid

Remco Evenepoel ha ganado la 77ª edición de la Vuelta que finalizó hoy con la última etapa con meta en Madrid, que sorprendentemente ganó Juan Sebastián Molano.
A sus 22 años, el líder de Quick-Step es el primer belga en ganar una de las Grandes Vueltas.

Caerse, levantarse y empezar de nuevo. Remco Evenepoel, después de ajustar cuentas con la diosa con los ojos vendados por arriesgar su vida en el Giro di Lombardia 2020, volvió a montar y comenzó a construir algo grande nuevamente. Ascendiendo el escalón más alto de la Vuelta 77/a, tras la pasarela madrileña, el joven belga tuvo que repasar la película de los últimos dos años: la ‘muerte’ y resurrección deportiva, los tormentos y dudas que le han hecho pararse a pensar en repetidas ocasiones jubilación también. El triunfo es la venganza y la liberación: para él y para Bélgica. Durante 44 años, de hecho, la nación que se nutre del ciclismo no había ganado una Gran Vuelta: el último fue Johan De Muynck que, en 1978, ganó el Giro de Italia con la ayuda de Felice Gimondi. Ahora es el turno de un hombre flamenco de 22 años que se acercó demasiado apresuradamente a Eddy Merckx. Tras tres duras semanas, Evenepoel se impuso en la pista final de Madrid, una etapa de tan solo 96,7 km desde Rozas y diez vueltas al circuito de la capital.

La última victoria fue para el colombiano Juan Sebastián Molano que sorprendió a todos en el sprint, incluidos los especialistas Mads Pedersen y Pascal Ackermann, que llegaron en orden a su rueda. “Es el mejor día de mi vida -las cálidas palabras del corredor que interrumpió la hegemonía eslovena de Primiz Roglic (tres veces ganadora seguida)-. Creo que callé todas las críticas. Pensé en todos. A los sacrificios, «No fue fácil para mí empezar de nuevo. Esta caída en Lombardía y luego todos los esfuerzos para volver a mi nivel. El año pasado fue muy duro: sufrí muchas críticas «Incluso las últimas tres semanas no han sido fáciles. La presión fue enorme. Quería subirme al podio y ganar al menos una etapa, gané la Vuelta y también dos etapas. Diría que no hubiera podido ser mejor”.

Evenepoel había hecho suya la Lieja-Bastoña-Lieja en abril, demostrando también ser un gran corredor de clásicas. “Tengo 22 años y este es mi quinto en una bicicleta, el accidente ya pasó y mi estado nunca ha sido tan perfecto como en la víspera de la Vuelta”. El que se rompe los huesos en la carrera por etapas española es Roglic, implicado en una caída y obligado a izar la bandera blanca. Sin embargo, el esloveno ya había sido puesto contra las cuerdas por el fenómeno Evenepoel. Richard Carapaz, que también estaba en España para ganar, puede decirse que está satisfecho. El costarricense ha ganado tres súper etapas, lo que no es poco consuelo. También lo hizo bien el español Juan Ayuso: estuvo en la Vuelta a ganar experiencia, incluso subió al tercer escalón del podio, por detrás de Evenepoel y su compatriota Enric Mas, también en lo más alto. El ciclismo italiano, en cambio, está en ruinas: tras Vincenzo Nibali (en la última gran carrera por etapas de una gran carrera), una despedida, y la ausencia de Damiano Caruso, ya no es capaz de expresar un ciclista de competición, como confirmado por el 36/o lugar de Edoardo Zambanini.

Rogelio Canizales

"Organizador incurable. Gamer. Estudiante. Aficionado a Twitter. Friki de los viajes. Totalmente introvertido. Friki de la música".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.