El Estado podrá embargar bienes y propiedades particulares en caso de pandemia

El interés público debe prevalecer sobre la propiedad privada. El gobierno español, con una nueva reforma de la ley de seguridad nacional, ha reafirmado un principio ya presente en varios ordenamientos jurídicos y constituciones europeas, incluida la italiana. Es decir, en caso de emergencia, el Estado debe tener la posibilidad de expropiar ciertos bienes de los particulares. Una medida destinada a evitar que se repita lo ocurrido al inicio de la pandemia, cuando España se quedó sin respiradores ni mascarillas.

Aún hoy, persiste una situación de vulnerabilidad en la cadena de suministro debido a la escasez de semiconductores y otros productos industriales. Circunstancias que convencieron al ejecutivo madrileño para aprobar el nuevo instrumento legal. El objetivo de la reforma, aclarado a diario El Paísserá “crear una reserva estratégica de bienes considerados esenciales para la preservación de los derechos y libertades, el bienestar de los ciudadanos, la prestación de los servicios esenciales y los recursos esenciales y estratégicos”.

Entre los tipos de bienes sujetos a expropiación, la disposición cita componentes electrónicos, materiales estratégicos, maquinaria de alta tecnología, artículos aeronáuticos, semiconductores, productos químicos esenciales, tecnologías de comunicación y equipos de salud. Sobre todo, Madrid pretende garantizar la capacidad autonómica de producción nacional de estos productos de primera necesidad incluso en una situación de crisis en la que no se garantiza el abastecimiento exterior o se interrumpen las cadenas de los flujos comerciales internacionales.

La reforma tendrá muchas consecuencias jurídicas, como aclara El País, ya que “permite a las empresas mantener, junto a las cadenas productivas comerciales habituales, una capacidad de adaptación a la producción de bienes estratégicos capaz de iniciar y adaptar la producción muy rápidamente”.

Sin embargo, la posibilidad de requisar bienes y activos sólo se activará tras la declaración de situación de crisis por parte del Jefe de Gobierno. Posterior a este acto, se podrá proceder a la requisición temporal de toda clase de bienes, la ocupación temporal y la suspensión de determinadas actividades. También se puede exigir a los ciudadanos que intervengan directamente para ayudar a la comunidad. La reserva estratégica del Gobierno de España también incluirá una lista de recursos humanos disponibles según la naturaleza de la emergencia: personal médico, bomberos, militares, conductores, etc. Todo a disposición del estado siempre que haya una necesidad.

Loída Galiano

"Ninja de Internet. Erudito incurable de la televisión. Apasionado amante del café. Aficionado a las redes sociales. Pensador general".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.